die Tierfreunde e.V.
Inicio Fondo Tenencia de animales Los Bio-Coops Matanza Publicidad Salvar vidas


La bio-mentira

Estadísticas orgánicas

En este momento en Alemania hay unos trece millones de cabezas de ganado vacuno, 27 millones de cerdos, 67 millones de pollos de engorde y 30 millones de gallinas ponedoras. A pesar de la explosión del fenómeno orgánico en los últimos años, que obedece a un incremento del interés de los consumidores y de una promoción estatal financiera y de ideales , el porcentaje de animales en explotaciones ecológicas es poco importante. Sólo 2,9 % de las vacas lecheras alemanas, un 0,7 % de los cerdos y un 0,6 % de los pollos de engorde son animales "bio", siendo el porcentaje de gallinas ponedores de un 5,7 % ( Fuente: AMI, 2009). A pesar de que los precios de mercado de los productos orgánicos son superiores, los dueños de las cabezas de ganado bio sólo obtuvieron un 3,1 % de todos los beneficios de sus productos animales en 2009.

El espejismo orgánico

Cualquiera que haya mirado un poco más de cerca en el tema del ganado convencional sabe que todos estos animales viven una vida horrible, impropia de sus especie hasta que termina, después de horas o incluso días de transporte, en cualquier matadero del mundo. Todo el mundo ha visto las fotos de las baterías de jaulas para la cría de gallinas , los complicados cubículos para los cerdos , las vacas lecheras con las ubres doloridas. El espejismo de unos animales felices en granjas orgánicas complace a los consumidores ya que les acalla la voz de la conciencia mientras siguen consumiendo esos productos. El hecho de que incluso los animales orgánicos llevan una vida miserable y de que se enfrentan al mismo final que los otros , con los mismos métodos de asesinato en los mismos mataderos es algo que se oculta para evitar la decepción de estos productos "bio".

El engaño de las "condiciones de vida apropiadas para el ganado"

El consumidor asocia inmediatamente las expresiones "orgánico" y "bio" de manera automática con animales felices y con una crianza apropiada de cada especie, con animales sueltos, felices y que pueden satisfacer sus necesidades y no son degradados a meros animales útiles. Pero esta asociación es fatal: ni los orgánicos ni los bios se relacionan con animales felices y no existe ninguna explotación apropiada en una granja ecológica. Las condiciones de vida de los animales no difieren mucho de los modos de explotación en masa convencionales. Sus "privilegios" no son más que unos cuantos centímetros más de espacio.

Un cerdo de 100 kilos probablemente no se sentirá más feliz si se le otorga 2.3 metros cuadrados de espacio ( bio) en vez de los 0.65 metros cuadrados (convencional). Estos cerdos bio no tienen derecho al aire fresco y nunca pisan la hierba, como sus camaradas de explotación convencional. Orgánico no es un cerdo feliz jugando en el agua. Orgánico es engañar a sabiendas a un consumidor amigo de los animales simulando un mundo idílico que en realidad no existe.

Nadie asocia un huevo ecológico con el hecho de que incluso para la cría de las gallinas ponedoras orgánicas se asesinan mediante gases a todos los pollitos macho, o bien se les tritura o se les elimina con cualquier otro medio habitual puesto que no se obtienen beneficios de ellos. La producción de leche orgánica y productos derivados de la leche significa que una vaca tiene que traer al mundo a un ternero cada año, el cual se le quita al nacer y no tiene derecho ni a la compañía ni a la leche de su madre, siendo sólo un producto colateral.

Términos ecológicos de referencia en la CEE

La normativa de la CEE pone un final definitivo a cualquier idea de "cría de animales adaptada a las necesidades de la especie". De acuerdo con los términos ecológicos de referencia en la CEE (ver especialmente el ANEXO III en página 38 y 39) un ternero orgánico de hasta 100 kilos de peso tiene derecho a 2.6 metros cuadrados de espacio vital. Este espacio vital puede disfrutar solo, porque incluso lo orgánico admite la separación de la madre justo al nacer y el aislamiento de los terneros en los llamados iglús para terneros. Las vacas lecheras orgánicas tienen derecho a 10.5 metros cuadrados. Una madre cerda con sus más o menos 12 cerditos cumple con los términos orgánicos de referencia con 10 metros cuadrados de espacio. Después, esos cerdos tienen derecho a 1.4 metros cuadrados de espacio hasta un peso de 50 kilos, que les confina a un cubil-caja. En comparación con sus compañeros de ganadería convencional, tienen un poco de paja bajo sus pies. Ni los terneros ni los cerditos ni los animales de engorde tienen derecho a un poco de aire fresco. Sus privilegios como animales ecológicos consisten en que tienen derecho a mirar al exterior, a tener agua y a un poco de paja.

Las cooperativas de cultivo orgánico

Las cooperativas de cultivo orgánico (Démeter, Bioland, Naturland, etc), anuncian que aplican criterios incluso más estrictos que las directivas de la unión europea sobre cultivo orgánico. Se sugiere al consumidor que esas marcas suponen una categoría incluso superior al simple "EU-organics". Sin embargo, no supone más que unas diferencias mínimas. Incluso las más conocidas entre las cooperativas de cultivo orgánico no garantizan ningún tipo de bienestar animal. La búsqueda de un criadero de animales donde todo sea perfecto resulta totalmente infructuosa. Intencionadamente se olvidan las muertes extremadamente dolorosas, inseminaciones forzadas, separación violenta entre madre e hijos, alteraciones genéticas, prisión perpetua desde el nacimiento hasta la muerte en el matadero y una vida sin la más mínima autonomía. Seres sensibles son degradados a una simple mercancía para humanos; sin que importe que se llamen Demeter, orgánico o convencional. La búsqueda de la granja excepcional donde puedes encontrar una instantánea de animales aparentemente felices solo sirve para calmar la conciencia de los comedores de carne. Todos y cada uno de ellos piensan que SUS productos de origen animal no han sido obtenidos con tanta crueldad. (-más detalles sobre las cooperativas de cultivo orgánico)

La producción en granjas bio y orgánicas

Tanto si explotas animales en un negocio convencional o uno bio/orgánico, necesitas un gran número de animales para producir de manera rentable. Por tanto un negocio que siga las directrices bio u orgánicas no es una granja idílica con un puñado de animales felices, sino lo que encontrarás será una enorme cantidad de animales , con cientos, miles o diez mil animales tal y como lo encontrarías en el sector convencional. Las instituciones y los productores de carne, huevo y leche como "Neuland-Verein" que dicen que tratan a los animales de manera apropiada de acuerdo con lo que necesita cada especie, bajo las directrices de la "Deutscher Tierschutzbund" ( sociedad alemana protectora de animales), limitan la cantidad de animales a la "razonable" cifra de 10000 (!) gallinas ponedoras, 6000 pollos de engorde, 2000 patos, gansos y pavos por granja, 650 cerdos de engorde o 500 de estos cerdos más sus puercas correspondientes, 95 puercas por granja de cría – es decir, cría intensiva, y de ahí reciben el sello de calidad de la asociación alemana de la protección de los animales.

El fin: El "matadero humanitario"

Los animales bio y orgánicos no tienen un fin distinto de los demás: después de una anestesia con electricidad, gas o por un disparo de una pistola de aturdimiento, a los animales vivos se les raja el cuello y se les desangra hasta la muerte, lo que puede tardar varios minutos. Muchos animales experimentan su muerte aún totalmente conscientes debido a una mala anestesia. El matar y el asesinar nunca pueden ser humanitarios.

"Protectores de animales" y las granjas de animales de engorde "apropiadas a cada especie"

Los y las protectoras de animales se involucran con los animales, declarando abiertamente que previenen el sufrimiento y la muerte de perros, gatos, conejos y otras mascotas. Pero cuando se trata de animales de granja, los y las protectoras parecen descomprometerse con mucha facilidad. De pronto ya no se trata de prevenir el sufrimiento y la muerte, sino sólo "un menor sufrimiento" en la corta vida del animal de granja. Tratar a los animales de granja y a las mascotas por igual significaría que los y las protectoras tendrían que defender un importante recorte del consumo de productos de animales ya que es ésta la única manera de prevenir su sufrimiento y su muerte.

No sorprende que los ministros de agricultura, granjeros o carniceros pretenden la explotación de animales de granja en condiciones apropiadas para cada especie cuando no existe ninguna explotación apropiada en absoluto, para que los consumidores no pierdan el apetito por la carne, pero es sorprendente cuando los y las protectoras de animales hacen esto con la completa consciencia y sin un mejor conocimiento previo. En vez de renunciar a los productos animales, en vez de hacerse campañas pro veganismo y vegetarianismo, aquellos protectores de animales defienden con firmeza los bios y los orgánicos: carne, leche y huevos, para apoyar aquello que deberían luchar: el sufrimiento y la muerte de los animales.

La realidad versus el bio-romanticismo

La desolada y dolorosa vida de los "animales orgánicos" se alaba de forma continua como "apropiada a su especie", los animales "felices" son transportados "con cuidado" y sacrificados de forma "humanitaria". Los defensores de lo orgánico no tienen ningún problema en alabar el abuso y la no tan apropiada vida de los animales orgánicos como "especialmente apropiada para ellos". Puercas en cajones diseñados para el parto, las terneras adormecidas sin su madre o sin un trocito de hierba, las vacas lecheras atadas en establos estrechos, los cerdos de engorde viviendo en sus propios excrementos, las gallinas bio sin plumas exactamente igual que sus compañeras convencionales : la idea de las imágenes bio-idílicas vista tras la cortina.

Promoción pública de lo orgánico

Los ministerios de agricultura apuntan a lo bio y lo orgánico. Empiezan ya con los niños desde pequeños, en guarderías y escuelas, explicándoles que lo bio y lo orgánico es bueno y es sano para los humanos y los animales. Las fotos de cerditos felices, las vaquitas paciendo en paz y las gallinitas correteando juntas en libertad junto con las fuentes de referencia y las recetas, la bio-leche gratis en los colegios y otras estrategias de marketing convencerían al menos crédulo a continuar consumiendo productos animales.

La propaganda pública de lo ecológico organiza concursos para los más pequeños, enseñándoles – incluso contra sus propios sentimientos- que no hay nada malo en matar animales para comérselos o en quitarles la leche, los huevos, que las vacas, cerdos, gallinas y otros animales útiles sólo existen para ser abusados y asesinados por los humanos.

La conciencia del consumidor

La propaganda bio y orgánica de los granjeros, los ministerios y las "protectoras de animales" no sólo lleva a los consumidores a estar terriblemente equivocados acerca de la explotación de animales "de acuerdo con las necesidades de cada especie", donde todos son animales felices en un entorno sano y donde los animales viven al aire libre y sobre verde hierba, lo cual se mantiene contra todos los hechos y pruebas, pero las consecuencias de esta falsa información son incluso peores:

Cuanto más se simula la existencia de animales de granja felices, más le gusta al consumidor pensar que sus huevos, su leche, su filete viene de uno de estos animales felices y que puede consumirlos sin ningún remordimiento. Esto no sólo afecta a estos consumidores, que compran por conciencia ( por "razones de protección animal") productos bio, sino que afecta también a los demás. Después de todo, para engañar al consumidor el carnicero coloca una foto grande de un cerdo feliz en su escaparate y exhibe la carne con un sello de calidad.

El futuro de la "protección animal" en la explotación de los animales de granja

En Alemania tenemos una buena ley de protección animal si sólo la aplicáramos consecuentemente e incluyendo a los animales de granja en ella, y la protección animal tiene un estatus constitucional. La ejecución, no obstante, falla en todos los niveles cuando se trata de animales de granja, debido a la resistencia agresiva del lobby de la agricultura. La prohibición de las jaulas para las gallinas ponedoras ha traído años y años de protestas de los protectores de los animales y fue celebrada con euforia. Pero las gallinas continúan en sus jaulas y probablemente esto no cambiará incluso siendo una violación de las leyes de protección animal. Durante años ha habido un debate acerca de la nueva acta de explotación de cerdos: la realización que debería haberse hecho ya hace mucho de unas directrices europeas sufre la fuerte oposición de la industria agrícola. Y no hay reglas para la explotación de pavos y conejos- lo legal es lo que da beneficios. La explotación de animales de granja de forma productiva y de acuerdo con una forma de vida apropiada y real para cada especie – que significa en libertad – son mutuamente excluyentes. Esto también es aplicable a lo bio o lo orgánico etc. No deberíamos esperar un cambio político de la situación de los animales.


La única ayuda que los animales pueden esperar es la de cada consumidor y cada amigo de los animales que se enfrente a la realidad y cambie sus hábitos de alimentación: Los animales no merecen muertes bio u orgánicas, sino tener una vida sin que se les haga daño.


Para investigaciones adicionales y artículos de la Soylent.network acerca de la carne bio:

 

 
 

Bioschwein im Biokastenstand
Cerdo ecológico en caja de lecho ecológica




Der Biobauer
Soy un campesino ecológico! Protección animal?




Biokühe im Biostall
Vacas ecológicas en establo ecológico




Biohühner im Biostall
Gallinas ecológicas en establo ecológico




Totes Bioferkel
Cochinillo ecológico muerto





Irreführende Tierschutzkampagne
"Aquí encuentras huevos de gallinas felices": Campaña engañosa de protección de animales





Naturland-Hühner
Gallinas ecológicas, etwa 1 Jahr alt





Biokühe im Biostall
Vacas ecológicas en establo ecológico





Bioschweinemast
Engorde de cerdos ecológicos





Bioabferkelbucht
Puerca ecológica en caja estrecha para echar cochinillos

V-Heft  
Pfeil

 El folleto-V

Logo  
Pfeil

 Donativos

Pfeil

 Apadrinamiento